© 2024 Connecticut Public

FCC Public Inspection Files:
WEDH · WEDN · WEDW · WEDY
WECS · WEDW-FM · WNPR · WPKT · WRLI-FM · WVOF
Public Files Contact · ATSC 3.0 FAQ
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

Cómo el caso de la pastilla abortiva de la Corte Suprema podría afectar el acceso en NH

The exterior of Planned Parenthood's clinic in Keene
Casey McDermott
/
NHPR
Kayla Montgomery, con Planned Parenthood of Northern New England, dijo que alrededor del 72% de pacientes optan por medicamentos abortivos en los tres estados donde sirven: New Hampshire, Vermont y Maine.

Los proveedores de servicios de aborto en New Hampshire dicen que la medicina abortiva, tema central de una importante lucha legal ante la Corte Suprema de Estados Unidos, ha sido clave para expandir el acceso local al aborto.

Los abortos que se realizan mediante medicamentos, en lugar de realizar un procedimiento en clínica, se han vuelto bastante común en los años recientes, ya que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha facilitado el acceso a la mifepristona, uno de los dos medicamentos utilizados en los abortos con medicamentos.

La demandaante la Corte Suprema está buscando restablecer una serie de restricciones que la FDA relajó a partir de 2016. Dependiendo de la decisión del tribunal, esto podría limitar la aprobación de la FDA para abortos con medicamentos a las primeras siete semanas de embarazo, en lugar de las 10 semanas actuales, y prohibir a los proveedores recetar pastillas abortivas de manera virtual.

Los abortos con medicamentos corresponden al 63% de abortos a nivel nacional en 2023, según Guttmacher Institute, una organización investigadora que apoya derechos de aborto. Esto es más que el 53% de hace tres años.

La proporción es aún mayor en Planned Parenthood of Northern New England, según Kayla Montgomery, vicepresidenta de asuntos públicos de la organización. Ella dijo que alrededor del 72% de las pacientes optan por el aborto con medicamentos en los tres estados donde sirven: New Hampshire, Vermont y Maine.

Montgomery dice que poder hablar con un proveedor de manera virtual y recibir medicamentos en el correo ha hecho que el aborto sea más accesible para muchos residentes de NH. Desde que la FDA eliminó el requisito de prescripción en persona en 2021, Planned Parenthood y otras organizaciones comenzaron a ofrecer abortos con medicamentos mediante telemedicina.

“Esa fue una gran manera de expandir acceso para las personas, especialmente para personas que viven en partes rurales en el estado, en el North Country, o que quizás no pueden ir a un centro de salud por otras barreras como transporte o problemas de cuidado infantil”, dijo Montgomery.

Montgomery dijo que retroceder el plazo en el que se pueden realizar abortos con medicamentos también podría limitar las opciones de las pacientes.

“Las personas se enteran de que están embarazadas en momentos diferentes”, dijo. “No hay algún tipo de fecha de inicio en esto, de cuando te enteras”.

Los abortos mediante telemedicina le ofrecen a los pacientes más privacidad, dice Sandra Denoncour, la directora ejecutiva del centro médico Lovering Health Center en Greenland. Esto es especialmente importante para personas que le temen a una pareja abusiva.

"El hecho de que las personas se sientan seguras en sus relaciones, en su comunidad o en su hogar varía”, dijo. "Y por eso, cuando pienso en la seguridad y la privacidad de las personas, lo que más escuchamos de las personas son preocupaciones sobre la seguridad interpersonal".

Posibles impactos en New Hampshire

La FDA aprobó la mifepristona en el 2000 para terminar con embarazos durante las primeras siete semanas. Luego, cambió esto a 10 semanas en 2016. Durante la pandemia, la agencia eliminó el requisito de que los pacientes vean al proveedor en persona para recibir el medicamento, permitiendo una adopción generalizada de la telemedicina.

Ahora, la demanda frente a la Corte Suprema fue presentada por un grupo de doctores que se oponen al aborto. El año pasado, un juez federal en Texas ordenó que la aprobación original de mifepristona de la FDA no fue válida, creando una incertidumbre generalizada sobre si el medicamento seguiría estando disponible.

Un tribunal de apelaciones revocó ese fallo, pero dijo que la FDA debería restablecer ciertos límites al uso del medicamento. Esa orden está en espera mientras la Corte Suprema considera el caso.

El problema ha llamado la atención de legisladores de New Hampshire. El mes pasado, citando a las órdenes de tribunales de instancia, la Cámara de New Hampshire aprobó una resolución que condena las “restricciones médicamente innecesarias” al aborto con medicamentos.

Mientras tanto, el Senado estatal aprobó un proyecto de ley dirigiendo a los funcionarios de salud de New Hampshire a estudiar la disponibilidad de medicamentos abortivos e identificar maneras en que el estado podría mejorar el acceso.

En el centro médico Equality Health Center en Concord, que requiere que los pacientes en busca de medicamentos abortivos realicen una cita en persona, alrededor del 30% de abortos del año pasado fueron mediante medicamentos, dice la directora ejecutiva, Jinelle Hobson.

Si la medicina abortiva se hace difícil de conseguir, “podríamos ver un aumentos en abortos quirúrgicos, lo que supone un aumento de personal”, dijo ella. “Ya sabes, es un efecto dominó, ¿verdad? Y veremos tiempos de espera más largos para que las personas vengan para un procedimiento quirúrgico”.

Por ahora, Hobson le recuerda a los pacientes que no han entrado en vigor las nuevas restricciones.

“Nada ha cambiado”, dijo. “Todavía ofrecemos abortos con medicamentos. Todavía es legal. Sigue siendo eficaz. Todavía está aprobado por la FDA”.

Read this story in English, here.

Paul Cuno-Booth covers health and equity for NHPR. He previously worked as a reporter and editor for The Keene Sentinel, where he wrote about police accountability, local government and a range of other topics. He can be reached at pcuno-booth@nhpr.org.
Maria Aguirre is a bilingual journalist that currently lives and works remotely from her home in Guayaquil, Ecuador. She currently writes and produces ¿Qué Hay de Nuevo, New Hampshire?

Stand up for civility

This news story is funded in large part by Connecticut Public’s Members — listeners, viewers, and readers like you who value fact-based journalism and trustworthy information.

We hope their support inspires you to donate so that we can continue telling stories that inform, educate, and inspire you and your neighbors. As a community-supported public media service, Connecticut Public has relied on donor support for more than 50 years.

Your donation today will allow us to continue this work on your behalf. Give today at any amount and join the 50,000 members who are building a better—and more civil—Connecticut to live, work, and play.